La arquitectura ha sido por mucho tiempo un arte que se plasma en diseños evidenciados en edificaciones que atraen y deleitan nuestras miradas, y es considerada una de las bellas artes. Un arquitecto puede darle la forma que él quiera concebir en su imaginación a sus obras. Prácticamente puede inspirarse, diseñar y realizar lo que desee; teniendo a la mano una variedad de elementos para combinar, que va desde el hormigón, acero, vidrio y así por el estilo.

La arquitectura funcionalista se ve condicionada por principios que limitan sus diseños, por lo que ha sido controversial en el transcurso de la historia.  Veamos de qué se trata este tipo de arquitectura y por qué ha sido objeto de críticas.

Qué es la arquitectura funcionalista

Este tipo de arquitectura se fomenta en la premisa fundamental de que el diseño debe estar vinculado a la función del edificio; dicho en otras palabras, su forma será según su función o propósito para lo que fue diseñado, tal como lo hizo ver el Arquitecto Sullivan quien dijo “la forma siempre sigue a la función”.

La arquitectura funcionalista o racionalista se basa en tres principios fundamentales, según el Arquitecto Marco Lucio Vitruvio Polion, a saber, utilitas (confort, comodidad y utilidad), venustas (belleza) y firmitas (solidez y estabilidad). Estos principios básicos son los que definen los parámetros que rigen este tipo de arquitectura, que, si se aplican con riguroso cuidado en los diseños, la belleza será inherente.

En las obras arquitectónicas funcionalistas se evidencia un claro ausentismo de los ornamentos, debido a que se desecha la decoración que no tenga que ver con la función de la edificación. La predominan las líneas rectas y las formas geométricas. La simetría y la estética no son las protagonistas en este tipo de obras.

En el transcurso de la historia, la arquitectura funcionalista se ha visto en discusiones controversiales debido a que, en primera instancia, se considera que crea una brecha entre la arquitectura y el arte; más que en lo emocional y en lo ornamental, está basada en la simplicidad. Por ello, se relaciona con un diseño escueto, con el propósito de hacer edificaciones económicas y ausentes de decoración y del buen gusto. 

Por otro lado, no se estaba muy claro en cuanto a que era exactamente lo que se consideraba como funcional. Y es que esta definición podía diferir entre el que diseña, el que manda a hacer el proyecto y el propietario o futuro usuario.

Se ha visto la tendencia de los arquitectos de elegir su propio estilo, un rasgo que identifique sus obras, tomándolo para ellos como su firma en sus construcciones. Aún así, no se puede dejar de lado la gran influencia que ha tenido en las construcciones arquitectónicas por todo el mundo el estilo de los Arquitectos MiesVan der Rohe y Le Corbusier.

Algunos arquitectos, como Mies Van der Rohe, se han inspirado aplicando estos tres principios, aunado a un amplio cuidado en los detalles y acabados, logrando concebir una obra cómoda, útil, caracterizada por una firmeza y belleza propia, en la cual se combina la imaginación y el buen gusto. A pesar de la simplicidad, se consigue obtener una obra espléndida llena de elegancia con materiales de alta calidad.

Obras de la arquitectura funcionalista

  •         Estadio Olímpico de Helsinki, (Y. Lindegren & T. Jäntti) Construido alrededor del año 1938.
  •         Torre del Estadio Olímpico de Helsinki (Y. Lindegren & T. Jäntti) La fecha de su construcción está entre los años 1934-38. Sus dimensiones son de más de 72 metros de alto, en honor a Matti Järvinen, ganador de medalla de oro en 1932. Está abierta a los turistas, lo cual le permite a los visitantes tener una de las cinco mejores vistas. Aquí te dejo el link para que puedas fascinarte con sus detalles.
  •         Bahaus, Walter Gropius, Construido entre los años 1925 y 1926.
  •         Villa Savoye, Le Corbusier. Su edificación se completó el año 1929
  •         Bellavista Klanpenborg Denmark, Arne Jacobsen. Es una edificación bastante moderna, culminada en el año 1934.
  •         Casa Farnsworth, Mies van der Rohe. Se encuentra entre las más tardías con este estilo, en la década de los 50. Fue construida alrededor del año 1951.
  •         Capilla de Notre Dame du Haut, Le Corbusier. Culminada en el año 1954.
  •         Seagram Building, Mies van der Rohe. Es otra de las más recientes, desde el año 1958 hasta nuestros días sigue conservando un excelente estilo.